DAR PARA RECIBIR


Dar para recibir

Esto se presenta como una gran encrucijada.

Casi todos queremos recibir pero no pensamos en primer lugar en lo que podemos dar.

De ahí surgen la mayoría de nuestros problemas en todas las áreas de la vida porque se piensa en lo que queremos recibir pero no se piensa en lo que estamos dando.

En cualquier función que ejercemos donde surge la competencia, en vez de conectarnos con el universo en colaboración con todos, en cualquier área, hay quienes se guardan información.

Eso indica una actitud egoísta y con esta actitud egoísta es que uno espera recibir.

El conocimiento que se tiene para uno mismo, que se niega a los demás, no es algo que nos enaltece como personas, no es algo que nos dé cosas buenas.

Y así como nos planteamos por qué no recibimos lo que pedimos tambien debemos valorar qué estamos dando.

Cuando en nuestra conciencia pedimos con la certeza de ser escuchados, sabiendo que somos escuchados, nos sentimos bien.

Estamos en sintonia con el Universo.

Si pedimos desde nuestras carencias, con dudas, el efecto será adverso.

Pedimos al universo, a Dios, salud, trabajo, amor, pareja. Pedimos muchas cosas cada dia.

Realmente cuando nos hacemos la pregunta de QUE estamos dando, el universo no puede contestarnos de otra forma.

Si una persona considera que está ejerciendo una profesión que no ama o está con una pareja que no quiere, soportando situaciones negativas por comodidad o por costumbre, no puede esperar que el universo le de como resultado algo favorable.

A medida que vamos conociéndonos a nosotros mismos, sabiendo lo que queremos y poniéndonos incómodos y preguntándonos qué estamos dando para vivir estas situaciones que nos impiden ser felices, también tendremos las respuestas.

Todo lo que uno tiene que hacer es no querer tener el control de las cosas.

La única forma de que podemos estar en sintonía con el universo es soltar el control.

Frente a nuestra quejas cotidianas sobre el trabajo, la pareja, los hijos, siempre obtendremos la misma respuesta: ¿qué estoy DANDO para mejorar mi trabajo, mi pareja, mi vida?

Sabiendo que nuestras quejas demuestran nuestras carencias.

Si nuestra queja permanente es sobre el trabajo puede que después de algún tiempo nos despidan.

Y entonces nos preguntamos por qué?

Pero no nos planteamos qué dimos de nuestra parte para mejorarlo...

Así pasa con la pareja. Las quejas, las criticas, el esperar recibir. Pero qué aporté yo a esta pareja para que funcione?

Cada vez que uno es mezquino con los demás también la vida va a ser mezquina con uno.

Las quejas son quejas de carencias que tiene el que quiere recibir pero sin dar.

Esperemos mucho más en lo que podemos DAR que en lo que podemos RECIBIR.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square