LAS COSAS COMO LAS VEMOS


Las cosas que percibimos no son objetivas.

Nuestra percepción es un producto de lo que nuestra sabiduría nos permite reconocer. La sabiduría del alma es infalible, un volver a pasar por el corazón. Estos textos son el fruto de este camino construido a partir de una reflexión profunda de las preguntas que nos hacemos diariamente.

El dolor no hace nuestra experiencia, la genera. Para esto, es necesario el equilibrio, ese que respira en cada línea, en cada párrafo y en cada relato que vas a leer en estos textos. Nada podemos aprender de éstos, sino abrirnos nuestra percepción a lo Divino. Todo parte desde El y hacia El. Entonces, podemos sospechar que la sabiduría esta en las cosa simples, que es inherente a ellas. El problema radica en saber ver, (y reconocer), en lo simple, la complejidad del universo, de nuestro universo. Es un ejercicio sencillo. Se trata de descifrar lo que creemos que es “normal” en nuestra vida.

Señales. Un beso inesperado, un pasaje que se pierde o un hermoso gato que encontramos en nuestra terraza.

Lo que entendemos como “normal” no es mas que una matemática sagrada, (gematría sagrada). La Kabbalah nos enseña una visión diferente de los acontecimientos de la vida, donde nada esta fuera de lugar y cada suceso unos deja una sabiduría. Para el ojo dormido las cosas pasan porque sí. Por no querer comprender estas señales, muchos terminan descartándolas sin ver la Verdad. Olvidando extraer la sabiduría que nos sugieren los acontecimientos. Estos posts nos proponen un cambio de actitud.

Dejaremos de ver, para empezar a mirar.

Entradas destacadas