PROSPERIDAD TOTAL


Prosperidad

Es común escuchar, como explicación para la desgracia, la frase: “Será la voluntad de Dios”.

Pero, ¿Quién puede pensar que Dios desea el mal para lo hombres? ¿Quién puede pensar que El es castigador? No te olvides que Dios es tu padre. ¿Qué padre, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? Debes saber que el castigo proviene de la propia conciencia. Si te encuentras expectante del futuro, es posible que te invada la inseguridad, que enumeres las faltas que sientes en tu vida y te preguntes “¿no podrás Dios otorgármelo todo junto?”. Es momento de saber que Dios desea para vos la Prosperidad Total. Dios desea armonía, amor, sabiduría, abundancia, inteligencia, salud, bienestar, crecimiento espiritual y todo aquello que consideres necesario para la vida. Todo se encuentra a tu disposición. Si no lo encontrarás es posible que observes todo lo que quieres y, en el momento de solicitarlo al Señor, equivoques el pedido, omitiendo aquello que verdaderamente necesitas. Encontrarás lo que deseas, no lo dudes. Pronuncia en tu interior sinceramente esta frase: “Acepto prosperidad total en mi vida”. Analiza la afirmación y encontré su fuerza. Puedes ser consciente de cada palabra. Si el cuerpo humano está preparado para dar nueva vida, ¿Cómo puede, entonces, un hombre, creer que Dios le negará lo que necesita?. Quizás ha olvidado las palabras: Providencia Divina. Si piensas que no sos merecedor de la bendición que será la Prosperidad Total, mitiga tu angustia, con un pequeño y simple acto de arrepentimiento que alivianará tu alma. Así descenderá sobre tu ser la Luz Divina, la Voluntad y la Fuerza de Dios.

Acuérdarte siempre que, después de un pequeño acto de arrepentimiento, serás merecedor de todo bien, pues habrás entendido que lo mas importante no es lo que tienes, sino cuanto vales para Dios. No olvides que el Creador dió la vída a hombres libres. Deberás elegir como deseas vivir. Prosperidad Total significa todo lo que necesitas, y también mas, porque Dios siempre esta listo para brindar algo mas. Atrévete a cumplir tus sueños, pues es una mentira que “los sueños, sueños son”. Eso es solo para aquellos que desconocen el Amor Divino, para aquellos que no se conocen a si mismos ni al Creador. Olvídate de la lógica y los métodos. Llámalo a El y a toda su hueste celestial. Dios estará listo para darte lo que mereces.

Entradas destacadas